SIN DONANTES NO HAY TRASPLANTE DE ORGANOS

 

Recomendaciones para disminuir la escasez de Donantes

Las enfermedades terminales crónicas susceptibles de recibir tratamiento mediante trasplante de órganos, condicionan tratamientos altamente costosos y de mucha complejidad, generando situaciones catastróficas en el paciente, la familia y el estado.

Se reconoce que para el 2030 la insuficiencia renal se multiplicara por tres (Matesanz), generando una mayor demanda de las estrategias terapéuticas para estos pacientes.

Para el año 2010, en América Latina se habían realizado alrededor de 14,000 trasplantes de órganos, provenientes de 4,000 personas fallecidas, cifra que determinaba un crecimiento en el porcentaje de donación. Uruguay, Argentina, Cuba y Brasil son los líderes en esta área con tasas de donación de 20, 15, 11,12 donantes por millón de habitantes respectivamente.

En Latinoamérica existen muchas barreras para aumentar la cantidad de donantes como son creencias religiosas (deseo de un funeral tradicional) y culturales (miedo a la deformación del cuerpo), limitantes en infraestructura, legislación, la falta de organización en un único sistema de salud universal, la concientización de la población y de los facultativos de salud, etc.



Un donante cadavérico puede mejorar la calidad de vida y prolongarla por muchos años de por lo menos nueve personas y en algunos casos hasta salvarla (corazón, pulmón).El trasplante es una vía para poder reinsertarse efectivamente en la sociedad.

Ha continuación esbozo algunas estrategias para disminuir la escasez de donantes de órganos en nuestro país.

 
Disminuir la incidencia de Enfermedad Renal Crónica en el País. El Ministerio de Salud debe comandar políticas de prevención y promoción de la salud, evitando factores de riesgo (Diabetes mellitus, Hipertensión arterial, uso indiscriminado de Antiinflamatorios, por ejemplo), así como la derivación temprana a los consultorios de Nefrología.
Sensibilización a la Población
Con campañas escolares, en las empresas públicas y privadas, dirigidas por el Ministerio de Salud en conjunto con entidades privadas de salud y de la Sociedad Peruana de Nefrología. Campañas Extramuros de parte de las instituciones sanitarias, es decir promover las campañas en lugares públicos, teatros, cines, parques, etc. Con una frecuencia no menor que trimestral.
Concientización a personal Sanitario (en especial el rubro medico) de todas las instituciones sanitarias del país sean públicas o privadas. Debe desarrollarse un concepto asistencial del paciente con muerte encefálica, con el objetivo de optimizar el manejo del paciente neurocritico, debiendo considerarse a estos pacientes como prioritarios (por ejemplo con escala de Glaswog menor a 8) y activarse la comunicación con el área de procura independiente de la edad, la comorbilidad asociada y el pronóstico del paciente. Todo centro sanitario debe disponer de Doppler Transcraneal, en las unidades críticas, como ayuda diagnostica de muerte encefálica.
Así se estaría mejorando no solo cantidad si no la calidad de los órganos para trasplante.
Incremento de los Coordinadores de Trasplante Hospitalarios Existe una falta de motivación y participación de los equipos médicos que laboran en los servicios en los que se encuentran los potenciales donantes, ello reafirma la necesidad de información y coordinación, actividad que es más productiva cuando es llevada a cabo por un especialista en Procura de Órganos.

El (los) coordinador(s) de trasplante Hospitalario deben ser profesionales médico intensivista, nefrólogo o enfermera según sea el caso, que este motivado, con buena respuesta ante la presión, creatividad y capacidad de improvisación, con dotes de liderazgo, con presencia y disponibilidad para el personal del centro sanitario, acompañado de habilidades de comunicación, buena capacidad de relación y empatía. (Red Consejo Iberoamericano de Donación y Trasplante)

Se propone que en la curricular del programa de especialización de Intensivistas, Emergenciologos y Nefrólogos se incluya la Procura de Órganos y la Coordinación de Trasplante.
Legislación adecuada. Actualmente se adopta la posición opting in o consentimiento explícito, declarada por el Estado, es decir el paciente debe haber firmado en vida una autorización para donar órganos. Esto en la mayoría de casos no ocurre, lo que conlleva a tener que “negociar” con los familiares del paciente y lograr que autoricen la extracción de órganos. Actualmente solo el 14 % de la población peruana ha expresado su voluntad de donar órganos en su Documento nacional de Identidad.

A mi criterio ello genera condiciones menos propicias al fomento de la donación, siendo la posición opting out o consentimiento presunto, en el cual se permite proceder a la extracción de órganos si la persona fallecida no ha dejado constancia expresa de su oposición a la donación. Dicho de otro modo toda persona mayor de edad, civilmente hábil a quien se le haya diagnosticado la muerte e presumirá donante de órganos, tejidos y células con fines terapéuticos salvo que existiese una manifestación de voluntad contraria a la donación. En este nuevo sistema las personas deberán expresar en un documento notarial, su negativa a donar órganos, así mismo podrían hacerlo vía internet a una oficina del Ministerio de Salud. Esta posición ha sido adoptada por muchos países como Belgica, Francia, Noruega, España, Finlandia, etc. En Latinoamérica ha sido adoptada por Venezuela en el 2012 y recientemente por Uruguay.

Esto genera una plataforma legal que contribuiría estoy seguro a crear consciencia en la sociedad sobre la donación de órganos. Si los familiares del fallecido son informados debidamente y se les brinda un trato humanitario por parte del personal sanitario, este consentimiento presunto no iría contra la libertad individual ni interferiría con la autonomía del paciente. Creo que en en losm primeros años la discusión estaría abierta debiendo la extracción de órganos realizarse solo si los familiares están de acuerdo. Con el tiempo estoy seguro habría mas disposición de los familiares a proceder a la donación. A mediano plazo esta nueva legislación traduciría en un aumento de 50 5 de donación cadavérica.

En el caso de donación de vivos, debe mantenerse la posibilidad que un paciente pueda tener un donante no relacionado siempre y cuando se cumpla con los requisitos que exige la ley. Asimismo se debería aprobar el proyecto de ley de Donación Cruzada que permite que un donante de un paciente determinado y con el cual no es compatible pueda donar un órgano a otro paciente a cambio de que el donante del otro paciente (con el cual no es compatible) le done su órgano a su familiar o amigo previos estudios de compatibilidad confirmatorios.
Comunicación de la muerte del paciente a sus familiares
Debe adecuarse un ambiente especial para el desarrollo del proceso de comunicación de la muerte del potencial donante a los familiares. El médico tratante y el coordinador de trasplante o el equipo de procura deben acompañar a los familiares en todo el proceso de la enfermedad, en el duelo. Recordar que la familia marca el ritmo de la relación. Debe establecerse una buena relación con ellos, en forma transparente, con empatía, apoyo emocional y de ayuda profesional en todo momento del proceso de la muerte del paciente.
En nuestra cultura la muerte a pesar de ser un destino seguro en el tiempo más cercano o más lejano es un tema evadido de las conversaciones, como si fuera irreal, se vive sin pensar en las decisiones y responsabilidades que dejamos en manos de nuestros familiares cuando llegue el momento de partir. Pocas personas prevén esta situación y mucho menos las que deciden tomar la responsabilidad y la decisión de donar sus órganos cuando fallezcan.
Actualmente la negativa familiar a la donación oscila entre 20 a 70 %, sin embargo en encuestas a la ciudadanía la respuesta favorable a la donación es tan alta como 80 % (Universidad de Lima)
Organización Nacional de Donación y Trasplante
El Ministerio de Salud debería ser efectivamente el ente rector, normativo y líder en el área de Donación y Trasplante de Órganos, recién en el 2008 el primer hospital del MINSA (Hospital Cayetano Heredia) inicio sus actividades en esta área,(que por cierto fue el primer establecimiento de salud en lograr la acreditación, incluso mucho antes que hospitales de Essalud y de las Fuerzas Armadas) lo cual refleja la poca importancia mostrada por los anteriores gobiernos y la clase política por enfrentar este problema. Han transcurrido 5 años, y no existe un nuevo hospital de este sector acreditado para este fin.

Recordar que este organismo recién empezó a funcionar de manera operativa en el 2008, luego de 4 años de emitida la actual ley de trasplante 28189. Incluso a las entidades privadas de salud recién se les comunico que debían acreditarse a mediados del 2009.

Debe fomentarse activamente que existan cada vez más hospitales públicos y privados que estén aptos para realizar trasplante de órganos. La actividad debe ser proactiva de parte de esta organización dependiente del MINSA.

De otro lado, debe consolidarse el Sistema Nacional de Salud con el nuevo ordenamiento del Seguro Universal de Salud, en donde todos los pacientes con enfermedad terminal puedan ser trasplantados independientemente de que sector de salud provienen. La lista de espera nacional debe ser gestionada exclusivamente por este órgano del MINSA según criterios de admisión consensuados y transparentes asegurando una compatibilidad optima;así como la adecuada asignación de los donantes al mejor receptor sobre la base de reglas nacionales, consensuadas y en forma transparente que aseguren la equidad en el acceso,mejorando así la confianza en la población y en los pacientes.
Los Medios de Comunicación deben evitar el sensacionalismo y la creación de temores en la población basados en falsas leyendas urbanas sobre la donación y trasplante de órganos, Pues con ello solo logran calar en la ciudadanía en forma negativa hacia la donación y en la desconfianza de los pacientes con enfermedad terminal. De otro lado ocasionan en las instituciones sanitarias y en la comunidad trasplantadora el temor a continuar con su actividad procuradora y trasplantadora. Por lo tanto deben evitarse las noticias y los mensajes negativos que no contribuyen al objetivo final.

Los medios deben lograr que la población disponga de orientación e información veraz y adecuada, siendo así un excelente aliado en promover la donación de órganos en la consciencia de los ciudadanos.
Financiamiento adecuado para poder cumplir con el desarrollo de programas de trasplante y con drogas inmunosupresoras de calidad demostrada (eficiencia, efectivas y eficaces) reguladas por la institución sanitaria correspondiente. Para mantener una red de instituciones médicas públicas y privadas articuladas, capacitadas para lograr un proceso sistemático y sostenido de procura, obtención, asignación (listas de espera nacional)
Asegurar la planificación del trasporte rápido y seguro de los órganos y tejidos (helicópteros, aviones, sistema nacional de ambulancias, etc.), incluso con el apoyo de la División de Policía de Transito desde los centros donadores hacia los centros trasplantadores, con ello se disminuye los tiempos de isquemia de los órganos, logrando así un órgano de mejor calidad.
Cuando el sistema de salud este consolidado y todas las estrategias funcionen adecuadamente se debería considerar que la legislación permita tener Donantes a Corazón parado, es decir aquel donante con muerte cardiovascular irreversible (observación de asistolia de 2 minutos) que iniciaría una cascada de procesos muy complejos y rápidos (evitar la degradación de los órganos) para la realización de mas trasplantes (aumento de hasta 40 % en algunos países.
 


Recordar que solo la enfermedad renal puede estar presente en 1 de cada diez peruanos, por lo tanto cualquiera de nosotros podría mañana más tarde necesitar un órgano para seguir viviendo con calidad y dignidad.

 
 

Dr.  Fernando   Vásquez  Mendoza
Clinica San Felipe
Dpto de Nefrologia